Sant Cebrià de Cabanyes

Es una iglesia románica situada en el municipio de San Fausto de Campcentellas. Era la antigua iglesia del núcleo de Cabañas, que se fusionó a Sant Fost en 1504. La iglesia se encuentra a media altura de la Sierra de Marina, en la vertiente norte.

Fotos tomadas en octubre del 2018
IMG_20181021_124618_0.jpg IMG_20181021_124708_0.jpg IMG_20181021_124733_0.jpg IMG_20181021_124758_0.jpg IMG_20181021_124821_0.jpg
IMG_20181021_124724_0.jpg IMG_20181021_124845_0.jpg IMG_20181021_124856_0.jpg   IMG_20181021_124918_0.jpg IMG_20181021_125038_0.jpg
IMG_20181021_124934_0.jpg IMG_20181021_125051_0.jpg IMG_20181021_125058_0.jpg IMG_20181021_125232_0.jpg IMG_20181021_125251_0.jpg
  IMG_20181021_125400_0.jpg IMG_20181021_125300_0.jpg IMG_20181021_125340_0.jpg  

Cabañas

Era un nucleo reducido de población que se extendía por la falta de la sierra litoral entre los términos municipales de San Fausto de Campcentellas y La Llagosta. No se tiene mucha información del mismo ya que se unió a San Fausto de Campcentellas en el año 1504, y se cree que el núcleo fue un castillo del que no se han encontrado rastros.

San Fausto y Cabañas estuvieron bajo el señorío de diversos feudales hasta 1444 (de la baronía de Mogoda a partir de 1343 junto con San Fausto), en que pasaron a depender de la Corona. En principio se tiene constancia de que se pagaban tributos a la Cartuja de Montalegre desde 1424 por la compra de la Baronía de Mogoda por parte de los monjes.


Descripción

La iglesia, a la que se le llama ermita de Cabanyes es de una sola nave, ligeramente apuntada (de transición del románico al gótico), ábside semicircular con una absidiola añadida al norte. La fachada tiene una cruz griega por la que entra la luz del atardecer, y dos ventanas más en forma de T, que son características de esta iglesia.

En la parte norte se observa un acceso que parece una galería. La puerta, en la pared oeste es arquitravada con un arco de descarga y un pequeño tímpano.

Hay diferencias entre los muros norte, con piedras más irregulares y pequeñas, que puede datar del siglo XI y las de la parte sur, que son escuadradas y rectangulares, posiblemente de finales del siglo XII.

Es bien inventariado de Cataluña con el identificador 29446.


Historia

Aparece ya reseñada en una afrontación de tierras del año 1001 y en una permuta de tierras del año 1086, lo que puede dar a entender que ciertas partes de la obra sean más antiguas (muro norte).

La iglesia fue consagrada el 3 de junio 1192 por el obispo de Barcelona, Ramón Castellvell. La iglesia fue construida por los mismos vecinos, entre ellos los propietarios de la Masia de Can Torrents, que se considera tan antigua como la iglesia. La construcción se hizo con la ayuda de la priora de Montalegre, que tenía la iglesia de San Fausto más alejada.

Durante el siglo XII volvió a aparecer en varios documentos notariales. En ellos se muestra que la iglesia fue ampliada (entonces era parroquial) antes de la consagración de 1192. En 1256 el obispo Arnau de Gurb la cedió el derecho de patronaje a la priora de Montalegre, que renunció cuando se marcharon a Barcelona en 1362.

En 1504 el obispo decretó la fusión de las iglesias de San Fausto y de San Cipriano debido a la escasez de feligreses. En 1851 se comenzó a notar el declive, ya que sólo se decian unas cuantas misas al año. En 1877 finalmente se de jaron de celebrar.

Durante el siglo XX se hundió el ábside en 1962, pero fue reconstruido entre 1971 y 1984, cuando se bendijo la restauración del templo por parte del cardenal Jubany.


El retablo gótico

Retablo de San Cipriano
Retablo de San Cipriano. MNAC.

En la iglesia hubo un retablo gótico de finales del siglo XV, pintado por la escuela barcelonesa de Jaume Huguet, del que se había perdido la pista a finales del siglo XIX, ya que en 1884 se tenía constancia que se encontraba en la iglesia de San Fausto. A partir de entonces se la dió por desaparecida.

En el MNAC se tenía un retablo de San Cipriano, pero se desconocía su procedencia, ya que había engrosado los fondos del museo por la cesión del fondo de Matías Montadas, conde de Santo en la década de los 50. Al parecer éste lo había comprado a finales del siglo XIX sin saber la procedencia.

Es a partir de un descubrimiento de Jaume Barrachina, historiador que trabaja como director del Museo de Perelada, que tras el estudio de unos inventarios antiguos pudo datar el fondo del MNAC como el retablo gótico de la iglesia de San Cipriano.

En el retablo se encuentran representados los hechos principales del obispo mártir San Cipriano, mientras en la tabla inferior se representan San Miguel, San Sebastián, el Cristo de la Piedad, San Antonio y una vírgen mártir no identificada.

En la noticia del diario El País del 17/04/2014 se ofrece una foto del retablo, y la historia completa de cómo se dió a conocer a la iglesia de San Fausto el acontecimiento.


Bibliografia

Pladevall i Font, Antoni. Catalunya Romànica - Vallès Oriental i Occidental Enciclopedia Catalana 1991. ISBN 84-7739-271-4, p. 418-419.

Cuyàs i Tolosa, Josep Maria. Història de Badalona. Volum IV. Badalona: Gráfiques Duran, 1975-1978, p. 70-72.


Enlaces

Viquipèdia (en catalán)

Blogspot dels Amics de Cabanyes (en catalán)

Història de Sant Fost (en catalán)

Artículo antes aludido del diario El País

Ruta de las iglesias escondidas (en catalán)